loader
Foto

La tensa situación que vivió una mujer de 84 años durante un robo en su casa

Fue durante la madrugada del lunes 10 de febrero en un domicilio de la calle Alem entre Alison Bell y Libertad. 

La mujer, de 84 años, fue sorprendida por delincuentes ignorados mientras dormía tranquilamente en su cama. Le cubrieron los ojos con una prenda de ropa para que no pudiera ver sus rostros mientras le robaban pertenencias de su casa.

Se terminaron llevando dinero en efectivo y algunas pertenencias de valor sentimental como el anillo de casamiento de su difunto marido. Como tenía un piano (es profesora de repertorio de la EMBA), le preguntaron si era pianista y al decirles que sí, le retorcieron un dedo con mucha fuerza y debió suplicar para que no la lastimen. Luego de ello, se retiraron por la puerta de entrada.

En diálogo con PPQ, Angeles, su hija, relató que "mi mamá quedó con mucho miedo. Desde que se fue la DDI de acá, esto es tierra de nadie. Una vecina que vive a dos casas llegó de sus vacaciones y encontró su casa revuelta, también le habían robado. Creemos que pueden haber sido los mismos".

De acuerdo al testimonio de la víctima del robo, habrían sido al menos tres los ladrones. Angeles explicó: "Uno se quedó con ella para controlarla. Ella dijo que le escuchó una tonada extranjera, como boliviana, y mirando hacia abajo le vio borcegos de trabajo sucios con cal. Y cuando el retorcían los dedos sintió que la sujetaban con guantes de trabajo, ásperos. Escuchó las voces y cree que había dos más, además del individuo que estaba con ella, aunque puede haber habido un cuarto que se quedara afuera como 'campana'".

La familia le comentó a PPQ que la Policía Científica estuvo en el lugar y no se habrían detectado huellas dactilares (puede que todos los ladrones usaran guantes), pero si huellas de calzado y restos de cal. "Los delincuentes cortaron la reja de una ventana y entraron por un orificio minúsculo, creemos que puede haber sido un chico menor de edad y que, luego adentro, les abrió para que pasen".

Por último, la familia de la víctima y otros vecinos sospechan que los robos pueden estar vinculados a albañiles de la obra en construcción de la cuadra, donde se está construyendo un estacionamiento vehicular, aunque obviamente, eso será materia de investigación para la fiscalía interviniente.