loader
Foto

Deporte como instrumento de superación personal, la clave del éxito de una futbolista quilmeña

Se trata de Antonela Baselo, futbolista y estudiante de la Universidad Nacional de Quilmes, que fue destacada como mejor deportista de trayectoria del presente año por la Federación del Deporte Argentino Universitario (FEDUA). En diálogo con PPQ, contó su historia de superación y su recorrido en el mundo del fútbol.

Desde chica, Antonella Belen Baselo, actual jugadora de futsal de Unión de Ezpeleta y de Fútbol 11 del Club Atlético All Boys, comenzó a relacionarse con el deporte: "Yo empecé de chiquita, antes de aprender a caminar ya jugaba a la pelota, mi primer regalo fue una pelota de fútbol y jugaba con mis primos y mis hermanos" . Sus primeros pasos fueron a los 8 años en su club de barrio llamado "Los Amigos" en ese momento realizaban pruebas de jugadores, pero en ese entonces se le presentó un problema: "Me acuerdo que ese dia hacian pruebas de jugadores de hombres, ese dia fueron todos mis amigos del barrio y mi hermano me dijo ¡vamos! pero yo le decia que era para hombres y él me dijo, no importa vos hacete pasar por hombre para poder jugar, me acuerdo que el entrenador me habia preguntado el nombre y yo le dije Antonio y me dijo Tomas y me quedó Tomas Antonio, fue muy gracioso".

Antonella quedó en el equipo pero a las semanas se dieron cuenta que era mujer y que por su condición no la dejaban jugar: "A los diez dias se enteraron que yo era mujer y al principio me dejaban jugar medio tiempo, despues 15 minutos y llegó un momento que deje de jugar, porque no me ponian nunca por ser mujer, existia una clase de machismo todavia en esa epoca". Luego de vivir esa experiencia, ella siguió jugando en la calle, hasta que en un club llamado Sol de Mayo comenzó a jugar con chicas. Para Antonella esa experiencia fue la motivación para comenzar a buscar un equipo en donde jugar. "Me acuerdo que a los 12 años, mi papá estuvo averiguando que en Arsenal había futbol femenino de futsal y bueno yo me fui a jugar, en Arsenal estuve cuatro años y por temas de estudio habia dejado".  

Ademas de jugar al futbol, Antonella estudiaba Tecnicatura en Programación en la Universidad Tecnologica Nacional (UTN), carrera que actualmente sigue estudiando en la Universidad de Quilmes. Retomando nuevamente con el futbol, Antonella nos cuenta como volvió a jugar: "Un día el amigo de mi hermano, le dijó que estaba jugando un mixto con chicas y me aviso que si quera jugar y yo le dije que si y comencé a jugar con esas chicas por zonas de Quilmes, Ezpeleta y Bernal, generalmente eramos seis chicas y dos hombres". A fines del 2011 y comienzos del 2012, en un partido amistoso con chicas de la UNQ, Nicolas Mellino, actual director del área de Deportes, la vió  jugando y lo dejó fascinado: "A mi Nico me veia jugar y estaba enamorado porque era la Messi y una de las pilares del grupo, la que más jugaba".

Antonella siguio participando de amistosos y actividades deportivas de la Universidad, hasta que en el año 2015 le tocó jugar su primer torneo de futsal en Lanús y en los primeros Juegos Universitarios.  " En ese entoces yo tenia sobrepeso, a fines del 2015 se abrió una propuesta con la organización FEDUA (Federación del Deporte Universitario Argentino), donde hacian puebas de jugadoras para el seleccionado de Futsal Femenino, las chicas me decian que vaya a la prueba y yo no sabia pero las pruebas era en un mes, por eso tuve que mentalizarme que si lo hacia era ahí o nunca. Tenia 22 años y para mi era la etapa final: o cambio mi mente deportiva o no cambio mas".

Ademas de la decisión que tendria que tomar Antonella se le sumaba otra decision: la de cambiarse de Universidad. En la prueba, le fue muy bien ganando un partido a chicas de AFA: "Hice un gran partido, me acuerdo que en otras competiciones le habiamos ganado a chicas de AFA y mi compañera me dijo ¿Y si vamos a un club de AFA? Y ahí fue cuando me saltó el gustito".

A todo esto, Antonella tenia su dificultad con el sobrepeso, lo cual fue el punto de quiebre para comenzar a entrenarse más y más. "En ese momento vino el entrenador de la Selección y me dijo, tenes que bajar de peso en mayo si queres seguir, porque tenes condiciones para estar en la Selección". Antonella encontró club donde entrenar, Unión de Ezpeleta, equipo en el que actualmente juega. Ahí se encontró con su entrenador Lucas Godoy, "Lucas tambien me dijo que tenia que bajar de peso y ademas me enseño muchos conceptos de Futsal que antes no sabia". Antonella empezó a cambiar todo, desde su Universidad, hasta sus hábitos alimenticios, pasando de nutricionistas medicos, hasta psicologos. "Fue muy dificil todo, porque tuve que cambiar mi mente mis habitos, todo, tuve un proceso que hasta el día de hoy sigo cambiando", mencionó. En Unión de Ezpeleta pasó de ser suplente de tercera a ser titular de primera.

En el 2016 fue convocada para la Seleccion siendo campeona sudamericana, su primer titulo a nivel universidades. Antonella remarca mucho la importancia de ese torneo: "Me  llevó un recuerdo hermoso de ese campeonato que lo recuerdo hasta el día de hoy, para mi fue un premio que me hizo cambiar, tanto deportivamente como persona". Tanta fue esa actitud y su cambio que su entrenador la eligió como la capitana del equipo ganando con ella los primeros Juegos Universitarios Regionales (JUR) que se desarrollaban en la Universidad de Quilmes. Repitió ese logro en 2017 y 2018, quedando también elegida como jugadora destacada. Ese mismo año tuvo un breve paso por Argentino de Quilmes.

Pasando a su familia, Antonella nos cuenta quién fue la persona que más la apoyo en su camino deportivo: "El que siempre está, el que me enseño a jugar al futbol desde los inicios fue mi viejo, todos me preguntan quien es mi idolo si Messi o Cristiano y para mí, mi idolo es mi viejo, se lo hice saber cuando gané la Sudamericana, mi papá me hizo fanatica de Racing y fue él quien me enseño a patear con la zurda".

Ademas de jugar y estudiar, Antonella trabajó tres años en el Centro de Estudiantes de la Universidad de Quilmes, siendo militante de la agrupación de ese centro. Actualmente se encuentra trabajando en una oficina en la localidad de Quilmes. 

Este mismo año Antonella fue reconocida en la Universidad de Quilmes como mejor deportista trayectoria del año, de la organizacion FEDUA (Federación Del Deporte Argentino Universitario), en la charla nos contó que sensación tuvo al recibir ese premio : "Para mí fue una mención muy linda, el echo de que hayan ido mis viejos, mi prima fue un momento hermoso. Tambien fue un premio  al sueño que tuve desde que arranque la universidad hasta el dia de hoy, un premio a los cambios que atravesé, dejando de lado a cosas que para mí no me iba a llevar a nada, a ser alguien, a ser una persona que el día de mañana le pueda demostrar a mis hijos y decirles que si uno se lo propone puede llegar a sus objetivos, yo me sacrifique un montón y ahora siento que no tengo techo siento que nunca voy parar de crecer mas allá de la edad tenemos que buscar lo mejor de uno mismo día a día y la frase que nunca voy a parar de repetir es que, no por miedo a errar, vamos a dejar de jugar, fallar vamos a fallar en la vida pero lo importante es reconocer tus errores crecer de ellos y desarrollarte deportivamente y personalmente" .