loader
Foto

Mayra Mendoza abrió las sesiones ordinarias del HCD y criticó fuertemente la herencia recibida

La intendenta de Quilmes encabezó la apertura de las sesiones legislativas e hizo un repaso de cómo recibieron el municipio en las distintas áreas.

Alrededor de las 15hs, ante una Casa de la Cultura expectante incluso afuera por la militancia, Mayra Mendoza, intendenta de Quilmes, dio comienzo a las sesiones ordinarias del Honorable Concejo Deliberante en este año 2020. El inicio del 138° período legislativo local se dio con la presencia de los 24 concejales, además de todo el gabinete del gobierno municipal.

Mendoza comenzó su discurso con un análisis nacional y provincial, en donde profundizó acerca de la persecución mediática, política y judicial a los dirigentes del kirchnerismo en la Argentina. Señaló que el FMI y el lawfare fue lo más destacado del gobierno de Cambiemos en los 4 años anteriores y que eso ocasionó para la población deuda, pobreza, indigencia, desempleo, tarifazos y caída de la producción.

Luego, al momento de hablar del plano local, también repasó la herencia recibida por el gobierno de Martiniano Molina a quién consideró como el principal alumno de las políticas implementadas por el gobierno nacional y provincial anterior. "En Quilmes faltan puentes, faltan obras, faltan espacios verdes, falta infraestructura para contener las inundaciones, faltan nuevas calles, tenemos más de 2mil cuadras de tierras y más de mil de mejorado. Este es el resultado de la falta de planificación, de la falta de ideas. Esto es lo que venimos a cambiar", expresó la jefa municipal.

Al mismo tiempo, la intendenta quilmeña indicó que "se jactaron de ser el gobierno que más obras hizo. Qué fácil es ponerlo en un cartel pero qué difícil es hacerselo creer a los quilmeños y quilmeñas esas mentiras. Además de la irregularidades recibimos gran cantidad de obras paralizadas por falta de financiamiento. Estas obras son esenciales para los quilmeños y quilmeñas". Y agregó que "El Metrobus será vistoso pero tenemos más de 3mil cuadras sin asfaltar. Miles de vecinos tardan más en llegar al centro de Quilmes que a la Ciudad de Buenos Aires. Hay que gobernar para el pueblo y no para las redes".

Temas como la recolección de residuos, la seguridad, los servicios públicos, la salud, la educación y deportes fueron señalados por la intendenta. "Uno de los problemas más graves es el de la basura, todos lo sabemos. Recibimos un servicio de recolección de residuos destruido. Vimos estos últimos 4 años el abandono del municipio en una de sus tareas principales. Lo vimos en contenedores colapsados, en los basurales a cielo abierto y, también, en la falta de limpieza de los arroyos", dijo Mendoza. Y añadió que "escuchamos el reclamo de nuestros vecinos y vecinas y esta intendenta estará siempre al lado de quienes nos necesiten. En materia de seguridad nos encontramos con falta de vehículos, con la ausencia de un plan integral de seguridad y con la inexistencia de una articulación eficiente con el gobierno provincial. Quilmes es uno de los peores distritos del conurbano en relación a efectivos policiales por habitante, contamos con tan solo 1700 policías para 700mil habitantes".

Hubo tiempo para enumerar las distintas propuestas relacionadas a lo que serán los próximos cuatro años de gestión en materia de derechos humanos, mejoras de las cámaras de seguridad, refacciones en centros de salud como el Hospital Dr. Oller de San Francisco Solano o la construcción del Centro de Atención de Mujeres y Diversidades. "Somos responsables de lo que decimos, no me van a escuchar decir cosas que no podamos prometer. Son objetivos concretos, metas claras de gestión", resaltó Mayra Mendoza.

Sobre el final, la intendenta quilmeña pidió colaboración a la comunidad para dar vuelta la página y salir adelante. "No llegó hasta acá para tener contentos a unos pocos sino para sacar del olvido y la postergación a miles de familias quilmeñas a las que se les ha dado la espalda durante mucho tiempo”, exclamó al hacer referencia a su partido político.

En el cierre, Mayra Mendoza buscó dejar un mensaje de optimismo de cara a lo que viene: "Este es el momento de cambiar el paradigma de gestión municipal, venimos a gobernar para los 700 mil habitantes de Quilmes, porque creemos que, para tener una ciudad grande, con desarrollo, sustentable e inclusiva, necesitamos tener un gobierno abierto y participativo. Donde el conjunto de los ciudadanos y ciudadanas de Quilmes sean parte y todos, desde nuestras distintas responsabilidades, hagamos lo que nos toca para transformar definitivamente este lugar que tanto amamos”.