loader
Foto

Quilmes no se rindió y tuvo recompensa sobre el final

Cuando parecía que el Cervecero se iba con las manos vacías, lo empató de manera agónica en tiempo de descuento. Un punto importante en su pelea por no descender de categoría.

Muchas veces en el fútbol, cuesta explicar con argumentos sólidos resultados que rozan lo milagroso, lo heroico. Y otras tantas, se demanda que el orgullo y el amor propio aparezcan para torcer una historia que viene complicada. Un poco de eso
y algo más tuvo el empate que consiguió Quilmes frente a Independiente Rivadavia de Mendoza en el estadio Centenario, luego de ir dos goles abajo y empatarlo en el tiempo de adición.

La primera mitad puede quedar quizás en el olvido. Los primeros minutos del Cervecero mostraron una superioridad que no pudo cristalizar en el resultado. Los conducidos por Leonardo Lemos tuvieron la pelota y mejores intenciones pero nada hacía mover el cero en el marcador. Del otro lado, el conjunto mendocino no tuvo en sus hombres de creación y ataque aliados para generar juego. De esa manera se fue la etapa inicial.

El complemento trajo consigo un retoque táctico que influyó en el andar de esos 45 minutos. Tissera reemplazó a Sánchez en la visita y esto le permitió al juvenil Pablo Palacios tener mayor libertad para el ataque. Quilmes se mostró distinto al
de la primera mitad, pero si el mano a mano de Franco Niell no se iba cerca del palo y entraba, la historia se hubiese contado de otra manera. Corrían 24 minutos cuando un pelotazo es peinado por Mauricio Asenjo y cede la pelota a Daniel Imperiale, quien colocó el 0-1 tras un remate que se desvió en Braian Lluy y dejó sin reacción a Marcos Ledesma. 

El golpe fue muy grande para Quilmes que fue en busca del empate, pero chocaba con la resistencia de Cristian Aracena. Peor sería, todavía, cuando en uno de los tantos intentos, el equipo visitante logró meter un buen contra ataque liderado por Palacios y definición de Franco Negri. 0-2 a los 38 minutos de la segunda parte y partido liquidado. O al menos eso parecía.

El árbitro agregó, de manera correcta, seis minutos de tiempo añadido y fue la medida suficiente para que se de lanheroica. Primero a los 48 minutos, el ingresado Juan Larrea conectó de cabeza un corner y marcó el 1-2. Y a los 51, cuando el partido se iba y una nueva derrota se sumaba a la estadística cervecera, apareció Anselmo en todo su espléndor. La paró de espaldas al arco, giró y clavó un derechazo inatajable para el 2-2. Quilmes sumó un punto increíble en su lucha por no descender, pero, además de eso, encontró un motivo para ilusionarse con reaccionar a este momento adverso que atraviesa. Ahora es tiempo de trabajar y tendrá 15 días para preparar su visita a Junín, ya que la próxima semana tendrá fecha libre.

RESUMEN

QUILMES 2: Marcos Ledesma; Braian Lluy, Alan Alegre, Rodrigo Mieres, Marcelo Cardozo; Juan Imbert, David Crocco, Augusto Max, Brandon Obregón; Federico Anselmo, Franco Niell.
DT: Leonardo Ramos

INDEPENDIENTE RIVADIA 2: Cristian Aracena; Julián Navas, Rodrigo Colombo, Jorge Zules Caicedo, Nicolás Dematei; Pablo Palacio, Santiago Úbeda, Luciano Sánchez, Franco Negri; Daniel Imperiale, Mauricio Asenjo.
DT: Gabriel Gómez

Goles: 24ST Daniel Imperiale (IND); 36ST Franco Negri (IND); 48ST Juan Larrea (QUI); 51ST Federico Anselmo (QUI).

Árbitro: Héctor Paletta.