loader
Foto

Conflicto gremial en el Coto de Quilmes tras confirmarse nuevos contagios

Ya serían 13 los empleados infectados desde aquel primer caso positivo hace poco más de una semana. Sectores sindicales piden el cierre de la sucursal y, esta tarde, lo plantearían en una reunión con gerentes de la empresa y autoridades municipales.

El brote de Covid-19 se originó con el caso positivo de un joven en el sector de Carnicería que provocó que otros 9 compañeros fueron aislados. Luego, el sábado 6 de junio, se supo que había 6 casos, más de 50 hisopados y más de 20 trabajadores aislados por "contacto estrecho".

El brote se dio, principalmente, en el sector de "Coto Digital", donde trabajan unas 70 personas de las 230 que componen el plantel de la sucursal ubicada en Avenida Hipólito Yrigoyen al 300.

Fuentes gremiales contaron a PPQ que se habían hisopado a más de 50 personas pero que "la empresa quería testear a menos gente". Los empleados irían a un laboratorio privado de Capital Federal. Sin embargo, este último fin de semana, empledos y sectores sindicales "presionaron" para que se hisopara a todos los trabajadores del hipermercado. Se supo que habrían conseguido que se realizaran testeos en el propio establecimiento.

Como resultado de ello, hace instantes PPQ pudo conocer que ya serían 13 los infectados, y habría 80 empleados esperando sus resultados. Además, hay unos diez trabajadores que presentaron síntomas y se acercaron "por su cuenta" a distintos centros de salud donde actualmente se encuentran internados. 

Con todo, el hipermercado actualmente se encuentra funcionando con la cantidad mínima de personal (habría tres cajas habilitadas) y el resto del personal está en la calle, pidiendo el cierre de la sucursal. Fuentes consultadas mencionaron a PPQ que esta tarde se llevará a cabo una reunión entre delegados gremiales, gerentes de la Casa Central de Coto y autoridades municipales para definir cómo continuará funcionando el establecimiento y con qué protocolo.

Distintas voces comentaron a PPQ que en los últimos días, en pleno brote del virus, hubo destratos de parte de los sectores jerárquicos de la sucursal para con los empleados contagiados. Incluso hubo versiones que no pudieron confirmarse pero que contaron que a un infectado "lo mandaron a la casa cuando su test dio positivo, no lo dejaron ir a buscar sus pertenencias y no le pusieron a disposición ni un auto. Tuvo que irse en colectivo, con el riesgo de contagiar a otras personas en el camino".