loader
Foto

"No somos descartables": trabajadores del Hospital Iriarte reclamaron mejoras salariales y laborales

Durante el mediodía de este miercoles 23 de septiembre, el personal de la salud del Hospital Isidro Iriarte realizó una manifestación marchando desde dicha institución hasta el centro de la peatonal quilmeña en la intersección de Rivadavia e Irigoyen. Piden suba de salarios, mejoras de infraestructura en el nosocomio local y más personal.Sin banderas políticas, el reclamo fue de trabajadores autoconvocados de todo el hospital, tanto profesionales como no profesionales. Desde administrativos, enfermeros, camilleros, médicos y limpieza hasta personal de seguridad y mantenimiento. En total fue un grupo de más de un centenar de personas que formaron parte de este reclamo que contó con el apoyo de la seccional local de Cicop, el gremio que nuclea a los médicos de la salud pública; CTA Quilmes, Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) y agrupaciones como Nuevo Mas, Nuevo Encuentro, MST,  Corriente Sindical 18 de diciembre; entre otras. A lo largo de toda la manifestación que recorrió las calles céntricas, se llevó la bandera que rezaba "Hospital de Quilmes en lucha" y pancartas con distintos mensajes. Hubo alusiones a la violencia hacia el personal de salud, el pedido de un aumento salarial para un sueldo "acorde al valor del personal de salud", el pedido a la comunidad de que no viole la cuarentena porque el "personal sanitario está colapsado" y leyendas refiriéndose al sector como el "peor pago del país".

Hubo canticos como "olé olé, olé olá, este trabajo es escencial" y "somos esenciales, no somos descartables". El reclamo se inició en la esquina del Hospital, en Alison Bell y Humberto Primo, y se escuchó por las calles quilmeñas hasta llegar a la Av. Hipólito Irigoyen. En el camino, vecinos se asomaban a las puertas de sus casas o balcones de sus departamentos para aplaudir en apoyo al reclamo. También hubo muestras de apoyo de automovilistas, más allá del enojo de un joven que quería continuar por Irigoyen cuando justo la movilización impidió el paso y terminó discutiendo con policías y manifestantes.

Al reclamo, según se supo, asistieron algunos trabajadores del UPA de Bernal, pero se destacó la presencia de empleados del Hospital El Cruce de Florencio Varela, algunos de los cuales tomaron la palabra en plena avenida y remarcaron la impotencia por sueldos de "25.000 a 35.000 pesos" pese a trabajar "en uno de los nosocomios más prestigiosos de Latinoamérica" y la importancia de que "se unan los trabajadores de todos los hospitales de la región" por este reclamo. Los trabajadores del Iriarte se explayaron sobre los mismos conceptos, apuntaron contra aquellos que "se esconden en sus oficinas" (en alusión a políticos y directivos) y se quejaron de los graves problemas edilicios por los que "se filtra orina por las paredes". 

También hicieron un minuto de silencio en homenaje al personal de salud que perdió la vida en el marco de la pandemia y recordaron al médico Lino Gill Lovera, quien era jefe de la guardia de los jueves y murió por Covid-19 el viernes 21 de agosto.