loader
Foto

Continúa el pedido de una joven para que su padre reciba el medicamento del que depende su vida

El padre de Ángeles, un paciente oncológico, además de sus sesiones de rayos deberá intentar un tratamiento nuevo que consta de un remedio muy caro. Quien debe aprobar dicha solicitud es el Ministerio de Desarrollo social de la Nación pero aún no tienen respuestas.

Actualmente Néstor Angel Zarate, de 47 años, está recibiendo atención médica y sesiones de rayos pero por recomendación de su médico oncológico, (la familia dice que sería un doctor de apellido Nunelli), debido a la gravedad de la enfermedad necesita complementarlo con la inmunoterapia. “El mismo hace que las células buenas combatan con las células malas, es decir, las debilite y después mi papá pueda continuar con otro tratamiento como por ejemplo de quimio para terminar de combatir con el tumor”, explica Ángeles, su hija de 21 años.

Debido a esto, la joven pidió ayuda nuevamente por las redes sociales por sugerencia del médico ya que lo necesita de manera ‘urgente’. “Por el posteo recibimos varios llamados.  La intendenta le comentó la publicación a mi hermano Lautaro diciendo que le enviemos un número de teléfono para que se comuniquen con nosotros”.

A raíz de la difusión, ayer se comunicó una funcionaria de Desarrollo Social alegando que el caso estaba siendo evaluado. “Todavía no se animan a pasarlo a auditoría por el costo del medicamento ya que el año pasado valía 392 mil pesos y hoy con todo esto del dólar me imagino que habrá subido y por eso dudan en pedir la medicación”, comenta Ángeles. Quien además agrega “Mañana se iba a contactar para decirnos si el caso se paso a auditoria o no pero que no sabía cuánto iba a durar el trámite asique puede tardar una semana o más en ser evaluado”.

Mientras tanto, la salud de Néstor, al igual que la de muchos pacientes oncológicos y demás enfermedades, se deteriora gravemente. Más allá de estar recibiendo atención medica y los remedios pertinentes, sin la medicación para el tratamiento de inmunoterapia es imposible que el hombre de 47 años mejore su calidad de vida. Para ello, es fundamental una respuesta urgente del Desarrollo Social de la Nación.