loader
Foto

Roberto Gaudio: "Quilmes es hoy un tubo de ensayo para hacer lo que le sirve al Gobierno nacional y provincial"

El precandidato a Intendente del espacio Peronismo Generacional dialogó en un mano a mano con PPQ y habló de todo: desde su paso por el Municipio de Moreno, la unidad del peronismo, la gestión Molina y qué medidas tomaría si llegara al poder en el ámbito de la salud, educación y seguridad. 

Primer Plano Quilmes: Luego del lanzamiento de tu candidatura, ¿por qué te decidiste a presentarte para ser intendente? Tenes un paso por Moreno, más de 25 años en la función pública. ¿Sentís que este es el momento?

Roberto Gaudio: Buen día. Sí, creo que es nuestro momento. La reafirmación de nuestra candidatura tiene que ver con presentar propuestas concretas que venimos trabajando hace bastante tiempo junto con un equipo de gente. Esto tiene que ver con la firme decisión de sentir que podemos aportarle otra cosa a la ciudad, que en términos de grupo siente que puede hacer mucho mejor las cosas. He tenido un recorrido por la administración pública que, como digo siempre, no me hace ni más bueno ni más malo. Simplemente creo entender de qué hablo cuando hablo de administración pública, creo entender de qué hablo cuando hablo de un presupuesto asignado de determinada manera y sigo sosteniendo que Quilmes debe tener un plan estratégico de crecimiento que es lo que venimos a aportar nosotros. Por eso la insistencia de discutir ideas, discutir proyectos y no discutir nombres. Siempre tuve esa vocación por la política y tuve la suerte de haber sido, en mi distrito, delegado municipal, secretario, subsecretario, tres veces concejal electo y de haber cumplido funciones ejecutivas en otros lugares fuera de Quilmes.

PPQ: Dos cosas. Muchas veces se remarca que el candidato tengas ciertas características políticas o manejo político, pero le falte gestión. En tu caso te tocó tener ambas condiciones, incluso estuviste en el ámbito legislativo. De tu paso por Moreno, que es un distrito diametralmente opuesto a Quilmes, ¿qué cosas tomaste que puedas aplicar acá?

RG: Es diametralmente opuesto en la conformación de la ciudad, tiene otras necesidades y es un distrito que tiene estructuralmente muchas carencias en materia infraestructura. Tuvo un crecimiento demográfico acelerado mucho mayor al de Quilmes y eso no fue acompañado por infraestructura. En eso hay un punto en común con Quilmes, que tuvo en los últimos diez años un crecimiento demográfico de 200 mil personas aproximadamente que decidieron vivir en esta ciudad. Eso tampoco fue acompañado por un plan sistemático de infraestructura que permita a esas personas acceder a los servicios básicos y, sobre todo, que conectes a la ciudad. Quilmes tiene 84 villas asentamiento en un territorio de 90km2. Obvio que el presupuesto de Moreno en infraestructura es muy bajo, a mi me sirvió la aplicación de como se puede generar gestión con los privados. No hacerlo sólo por convicción sino también por necesidad.Un municipio que tiene poco presupuesto está obligado a innovar en materia de gestión pública y de ir en busca de los privados para lograr un proyecto colectivo, estratégico para la ciudad. Existe la ley 14.449, que muy pocos municipios aplican, que es la Ley de Hábitat, una herramienta central para resolver estas cosas que planteamos. 

PPQ: Y en cuánto a temas de recaudación, que también es influyente. El poder de recaudación de Moreno es bajísimo a comparación con Quilmes...

RG: Es bajísimo. Si se trabajaron herramientas, que son aplicables acá, que tiene que ver con la generación de una subparcela o parcela provisoria. Hablo, por ejemplo, de lo que pasa en Quilmes en Av. La Plata y República de Francia. De un lado tenes el barrio La Esperanza Grande, que tiene muchos años y aún resta que mucha gente adquiera su título de propiedad. ¿Por qué? Porque el Estado es el que falla. En frente hay un barrio que es San Cayetano, un asentamiento de aproximadamente diez años que están en proceso de la subdivisión de parcelas y ahí el Estado es el que está. No pueden contratar un servicio de luz porque no tienen medidor, por la falta de un título de propiedad. El que falta es el Estado. ¿Cuál es la prioridad de un gobierno municipal con los asentamientos, en mi gobierno al menos? Desde mi mirada, la prioridad tiene que ser urbanizar, pero urbanizar implica, primero, identificar a la persona que está viviendo y otorgarle el título de propiedad para lo cual necesite del Estado en el paso siguiente o no,quizás solo para regularizar la situación y desde ahí saber que los ladrillos que pongas sobre la tierra van a ser tuyos. Eso te da la certeza de futuro, de que dejas algo atrás para tus hijos y, esto, a gente que vive en un asentamiento no le sucede. La subparcela es como reconocer una cuenta municipal para las personas que viven y, por ahí, afectar ese pago a la mejora de ese barrio como un incentivo, es decir, lo que se recauda en materia de ABL se invierte en ese barrio. Abrimos calles, ponemos luz, hacemos veredas. Es empezar a trabajar, lo peor que podemos hacer es seguir en la situación en la que está.

PPQ: Tema urbanización, te llevo a declaraciones tuyas y la importancia que le dio a la obra pública el intendente. ¿A qué le destinarías los mayores recursos? ¿Cuál es tu prioridad si fueras intendente?

RG: Para mí la prioridad de Quilmes está en dos líneas, obviamente que la obra pública tiene que ser una prioridad y suena frío frente a la situación social que tiene Quilmes porque siempre se pone en la balanza que invertir en obra pública es desinvertir en desarrollo social. Me parece que son totalmente compatibles. En desarrollo social yo creo que tenemos una materia pendiente que es descentralizar efectivamente las políticas sociales y que no haya 40 programas que tiendan a resolver el mismo problema. Hay que facilitar mucho más el acceso a las políticas sociales a la gente lo cual se hace con cercanía, desde el turno por internet hasta los equipos interdisciplinarios funcionando en el barrio. A mi no me sirve de nada tener cantidad de asistentes sociales cumpliendo sus funciones en Alberdi al 500  porque la mayor dificultad que tiene un vecino hoy es tomarse un colectivo para llegar hasta ahí. Hay que descentralizarlo, no hay otra manera. Políticas de desarrollo social cercanas a la gente. Con respecto a la obra pública hay dos ejes, no puedo salirme del plan estratégico porque tiene que ver con eso. Para mí hay que invertir en materia hidráulica, eso que no se ve, lo más difícil para cualquier intendente porque es "muy difícil inaugurar un caño", entonces caemos todos en el facilismo de decir "hagamos carpeta asfáltica para conectar un barrio". Está bien, pero si no hiciste la obra hidráulica te pasa lo que pasa hoy que la carpeta asfáltica no dura nada, que la gente sigue teniendo el inconveniente de que cada vez que llueve tiene la pérdida de una parte de sus cosas. Es ponerse los zapatos antes que las medias. Hagamos las obras hidráulicas que le corresponde a la municipalidad y trabajemos en conjunto con las cuencas de los arroyos, algo que se está haciendo hoy en día y me parece positivo, ese es el camino. Es entender que es un problema estructural que excede de Quilmes y que hay que hacer una inversión importante. Lo segundo, que te decía en materia de obra pública, es lo que yo llamo conectividad que no es aquella de wi-fi, sino que conectividad es reconocer cuáles son las arterias principales, las troncales, las que tenemos que tener si o si en condiciones para transitar por la ciudad y cuáles son las que nos faltan construir para que esa conectividad sea efectiva. Te cito algún ejemplo, que las digo en todas las entrevistas porque son casi una obsesión para mí ya que Quilmes invierte en otras cosas y no invierte en esto. Hay que terminar Urquiza, nos faltan cuatro cuadras y llegamos a República de Francia y conectamos el oeste con el resto del distrito. Andres Baranda, una avenidad importante para Quilmes Oeste, también nos faltan 350mts llegando a Ezpeleta y si la pavimentamos, la conectamos con República de Francia. La calle 893 en San Francisco Solano, hoy el barrio Los Eucaliptus, la punta que casi compartimos con Florencio Varela, tiene un solo ingreso, la calle 898. Si pavimentamos 400mts de la calle 893 y la conectamos con la 898 le daríamos salida a un barrio que hoy, cuando llueve, no puede salir. La calle 891, también en San Francisco Solano, llega hasta la 822. Los que son de ahí entenderán lo que estoy planteando. Nos quedan hasta la 816 seis cuadras para pavimentar y con eso le generaríamos una conectividad distinta a San Francisco Solano. La 816 es la continuidad de 12 de octubre. Hoy no llega a Donato Álvarez porque nos faltan cuatro cuadras y un puente. Es importante y están dividiendo al distrito. Yo cuando hablo de conectividad hablo de estas obras y tantas otras, pavimentar esto es estratégico. ¿Qué vamos a hacer con el río? Para mí es el lugar estratégico para desarrollar la gastronomía y la noche. Nuestros pibes tiene que salir con la seguridad y yo quiero saber que mi distrito se encargará de cuidarlos. 

PPQ: Vinculado a eso, tres ejes centrales: seguridad, educación y salud. Seguridad que es un tema que mucho se habla, con aquellas quejas de vecinos, ¿qué medidas se pueden tomar municipalmente? Porque hace poco llegaron 100 efectivos al distrito y qué opinión tenes acerca de como impactará en los barrios.

RG: En materia de seguridad, yo creo que la respuesta más cómoda para cualquier candidato es decirte "la seguridad no depende del intendente, depende de la provincia de Buenos Aires", lo cual es una verdad a medias. Es verdad que depende de la provincia de Buenos Aires pero yo siempre planteo lo mismo, que alguien me explique qué comisario resiste en su cargo si el intendente no está de acuerdo con la labor que lleva adelante. Creo que eso es central. Considerando que las personas que están padeciendo la inseguridad y que padecen los robos son vecinos de Quilmes y que la gente te vota para que te ocupes de cuidarlos y de poner políticas públicas efectivas en materia de seguridad. El 35% de los quilmeños cree que el mayor problema que tiene hoy Quilmes es la inseguridad. Esto no es un número cualquiera, te están poniendo una prioridad. Yo creo que el municipio tiene mucho para hacer porque la responsabilidad de la municipalidad es la prevención. Si hay mucho más policía en la calle, desde mi óptica la policía debe trabajar en la represión del delito, en el delito efectivo. Todo lo que es preventivo el municipio podría colaborar para que la policía no tenga que realizar esa tarea. La gente siente que está más segura cuando hay un patrullero que pasa por la puerta de tu casa y ves que hay policía. Lo cierto es que las ciudades más seguras del mundo no son las que más policías tienen. Son las que más monitoreadas están, las que mejores políticas de prevención tienen y hacia ahí creo que tenemos que ir nosotros como ciudad. Veo afiches del municipio de las 700 cámaras y cómo lo festejan, está bien, pero para un distrito como Quilmes me parece poco. Las cámaras tienen razón de ser donde la policía no entra, lo importante es que las haya en los barrios identificados donde hay gente sospechosa o se está por cometer un delito y con los patrulleros ubicados en lugares específicos se llega más fácil. Para eso necesitamos inversión en materia de cámaras, coordinación 100% con la policía de la provincia de Buenos Aires. Debemos profundizar algo que se hace que son los corredores escolares y la otra es crear corredores laborales. Hoy en cualquier barrio del oeste, los vecinos te cuentan que se organizan por whatsapp para salir a las 4 de la mañana a tomar un colectivo.¿Y si el municipio se pone como un articulador de esa situación y generamos corredores laborales entre las 4 y las 8 de la mañana? En aquellos puntos donde los vecinos mismos elijan como punto estratégico para tomar el colectivo, nos ponemos con móviles de la patrulla urbana para controlar. Ahí si tiene sentido. 

PPQ: Te llevo al tema educación y salud. La municipalización del sistema alimenticio escolar (SAE), qué opinas si funciona o si crees que tenía que seguir bajo la órbita de provincia. También, en cuanto a salud, si las obras que se van a realizar sobre los centros de atención primaria tenes una opinión. Lo mismo con el Hospital Iriarte.

RG: Arranco por educación. La verdad que yo no creo la solución sea cambiar el que ejecuta el gasto, que es lo que se hizo. Hoy no lo hace el Consejo Escolar y lo hace la municipalidad. Al menos no sin el control efectivo que yo pretendería. Nosotros planteamos una secretaría de relaciones con la comunidad distinta, donde haya un vecino por manzana en esa secretaría donde recreemos los consejos locales con no más de 50 manzanas involucradas y ahí digo que controlemos todas las políticas públicas. Desde el funcionamiento de las escuelas, el de la policía, el de alumbrado público, el barrido, la prevención. Y el que se hace cargo de ese ámbito es el intendente. Con respecto al SAE lo que se cambió es la planilla de donde se atiende y no el método y con una mirada totalmente alejada a lo que pasa en el distrito.

PPQ: Se suponía que la intervención del municipio iba a servir, si se quiere, como un ojo más agudo a lo que sucede en el distrito y llevar los planteos al desarrollo social. Después dependerá de esa cartera que se cumpla.

RG: Bueno pero ahí tenes un municipio que no representa los intereses de los quilmeños. Es una delegación de la provincia de Buenos Aires, no va a haber un reclamo en ese sentido y hay que cambiar los circuitos de control. El Consejo Escolar tiene un rol central en esto porque, más allá de no ser el que administra, yo como intendente hubiese convocado a todos los consejeros y les hubiese asignado zonas. Lo bueno acá sería que la política sea la que monitorea, que controle. ¿El menú quién lo decide? ¿Lo decide la provincia? Entonces la discusión hay que darla donde corresponda. Si esto es lo que se dará a los chicos y lo planteo donde corresponde, por lo menos me quiero garantizar que llegue donde tiene que llegar. Ya que el Consejo Escolar no tiene el rol de administración, que tenga el rol de control.

PPQ: Lo que te consultaba sobre los CAPS, que se van a inaugurar 7 según el municipio, sumadas a las 22 que ya había, ¿cuál es tu mirada?

RG: Lo escuché al intendente y ahí le voy a corregir un dato. Primero que no son 7 salitas más sino que son 7 salitas que existían y que se está haciendo una obra de infraestructura que, por supuesto, reconozco pero no son 7 más. No son 22, son 43 las unidades sanitarias que tiene Quilmes. Posiblemente ellos reconozcan las 22 en donde hayan políticas públicas, pero Quilmes tiene 43 unidades sanitarias y 3 hospitales municipales. El Iriarte es provincial, tenemos el Hospital Oller, el "Hospitalito" de Don Bosco y el Julio Mendez, por su funcionamiento. Podríamos decir que el Dispensario Municipal, que también es una sala, podría pasar a ser un hospital. Yo creo que lo de los CAPS es importante, pero acá lo que tenemos que rediscutir es el financiamiento del sistema público de salud, aquello de lo que no se habla; tener pensado el sistema de salud para aquellos que no tienen obra social o no tiene otra oportunidad de atención. Cualquier vecino te plantea que tienen que ir a las 3 o 4 de la mañana a esperar un turno y la lotería te implica que el turno puede tocarte o posiblemente no. Tenemos que tener una salud pública que compita con la privada y no es una locura lo que planteo. Si tenemos un sistema de salud público eficiente donde te puedo garantizar a vos que esos 43 centros de atención generen cercanía. Si los ves en el mapa, no tenes una sala más allá de las 20/25 cuadras de tu casa. No está mal diseñado en la cuestión geográfica, quizás habría que rever en los barrios más nuevos como se generan en esos lugares. Las políticas públicas tienen que dejar de ser sólo de vacunación para pasar a ser una política activa en otras cosas. Definamos las guardias, no más 10/15 lugares de guardias mentirosos porque después cuando va la gente, la guardia no está. Me parece que hay que centralizar la guardia en una por localidad, 24 horas, difundirlo, turnos programados, lugar de turno único. No más filas a las 3 o 4 de la mañana, me voy de nuevo a la cuestión logística, pero sí, porque en definitiva es la que termina complicandole la vida a los ciudadanos de a pie. O sea, están bárbaros los diseños de escritorio, pero la gente después tiene que ir a la madrugada a hacer una fila. Algo mal estamos haciendo ahí, es la cuestión edilicia pero también lo que pongamos dentro del edificio. Insisto, turno único, teléfono único para todo el sistema de salud, división de la atención según la cercanía y las urgencias en los lugares que definamos. Si son 5 lugares, 5 lugares. El quilmeño tiene que identificar donde encontrar la respuesta, nosotros tenemos que hacer ese ejercicio en Quilmes que, automáticamente cuando te pase algo, sepas donde tenes que ir. Hoy no lo sabemos. Lo que es peor, hay gente que invierte lo poco que tiene para llevar a su hijo con fiebre a un lugar que tiene guardia. Al llegar no está y tiene dos problemas: su hijo continúa con fiebre y no tiene más recursos.

PPQ: Relacionado a la gestión Molina, si tuvieras que destacar una medida, ¿cuál sería?

RG: Me metes en un problema encontrar una medida. Sí le reconozco a la gestión de Martiniano haber trabajado en alguna de las arterias principales de Quilmes. La obra de Camino General Belgrano desde el peronismo no la hicimos y el lo llevo adelante y hay que reconocerlo que es importante en esto de lo que decía yo de tener obras trascendentales para conectar el distrito. Después no encuentro mucho más.

PPQ: Si tuvieras éxito y llegas a la intendencia, ¿cuál sería la primera decisión que tomes?

RG: Creo que no sólo depende del éxito, sino también del trabajo y la voluntad política que uno tenga. Yo siento que es el lugar desde donde le puedo aportar a los quilmeños para que vivamos mejor. Creo y estoy convencido de que podemos hacer las cosas de una manera distinta y mucho mejor de lo que se hace hoy. Mi primer medida sería trabajar efectivamente la descentralización, me parece que es lo primero que tenemos que hacer. Hay que acercar el Estado a los lugares del distrito. No me preguntaste pero los comercios y las PyMES hoy sienten que la municipalidad es su enemiga, que tienen que ir a renegar para que le den una habilitación. Si entendemos que el municipio es una empresa de servicio, yo quiero que haya inspectores en el ese ámbito que sean los gestores de los comercios, no que el empresario tenga que ir. Hay una política de seducción de los distritos de alrededor nuestro sobre las PyMES nuestras que hacen que se vayan a otro lado. Primero por el trato, segundo por tener una política de seducción que no implica hacer un Estado manejado por las empresa, no planteo eso. Entendamos al capital bien entendido, no podemos ser un municipio enemigo de la inversión. 

PPQ: Anexo a lo que venís diciendo, en cuestiones de políticas nacionales y provinciales, dado que estuviste en Moreno y se lo recuerda a Festa declarando cuestiones de discriminación por parte del gobierno provincial, ¿cómo te imaginas un Quilmes donde triunfe la oposición y en la provincia Vidal siga siendo gobernadora?

RG: Bueno, primero no me imagino a Vidal que siga siendo gobernadora. Me imagino un triunfo de la oposición actual en Quilmes y una provincia y un gobierno nacional que recupere la senda del trabajo, de la producción y no la senda de la especulación. Martiniano Molina es del mismo signo político del gobierno actual y, sin embargo, eso no le significó a los quilmeños haber mejorado su calidad de vida porque convirtieron a Quilmes en un gran tubo de ensayo para hacer las cosas que le sirven al gobierno provincial y nacional. Prueba de esto es el Metrobus. A alguno le va a mejorar la vida, ahora ¿era una prioridad en la agenda de Quilmes? Yo creo que no. Para mi es prioridad lo que hablabamos antes, resolvamos el tema de los arroyos, de los conductos de los conductos de desagües que nos faltan. Sin embargo, terminamos con una agenda importada producto de esto. Entonces, imaginno siendo intendente teniendo un proyecto de gestión rediscutido por los quilmeños en donde las prioridades sean de los quilmeños y defendiendo esos intereses donde haya que hacerlo. Si nosotros tenemos un plan de desarrollo estratégico, lo podemos hacer mucho mejor con alguien de nuestro signo político. Ahora, ¿eso solo alcanza? No, eso es un paso que solo se puede dar si tenemos un modelo de ciudad y si cuando vamos a discutir a provincia tenemos que saber nuestros intereses y para qué vamos a usar cada cosa. Insisto, proyectos de Quilmes y desarrollo de Quilmes y que después esté en nuestra habilidad gestionar para llevarlo adelante. 

PPQ: Sobre el tema de las PASO, habiendo tantas opciones del peronismo como se hablan, ¿es posible la unidad en ese escenario donde convergen tantos candidatos?

RG: Si, tenemos que redefinir qué significa unidad. Por lo menos conceptualmente como yo la pienso y como la pensamos muchos, compañeros y compañeras con quienes compartimos muchos espacios y terreno electoral. La unidad es un conjunto de un montón de cosas que van pasando, de gente que va pasando. La unidad no puede ser una foto, en todo caso un album de fotos, de acciones compartidas. Genera empatía, que pensamos parecido, porque si fuese que pensamos iguales no tendría sentido. Lo que se discute acá son matices. Se discuten equipos, se discuten perfiles, pero no a las personas. Para mí cualquiera de los compañeros y compañeras que son precandidatos tienen cuestiones a reconocer, tienen fortalezas y tienen debilidades como las tengo yo. ¿Cuál es la situación? Seguir transitando este camino de unidad en lo conceptual, en juntarse y reconocer cuatro o cinco ejes estratégicos. Eso decantará en el 22 de junio donde haya dos, tres o cuatro candidatos que querramos competir en las PASO y ese mismo día los que compitamos podamos sellar públicamente un acuerdo en el que decidimos cuales son los ejes que nos unen. Y el día después de las PASO, el 12 de agosto, reconocer al que resultó electo y el reconocimiento de qué significamos cada uno de nosotros. Si electoralmente una propuesta junto el 20% o 30% de la población y eso no implicó que ganen, hay que reemplazar esto de que "ganó otro" por el "ganemos todos". En todos los espacios reconocemos fortalezas en gestión al menos. Ninguno de nosotros tenemos todo el equipo para gobernar, por eso me parece central que el día después de las PASO, mismo los que pensamos igual en un ejecutivo que quiera trabajar para lucirse, tenemos que pensar en la integración de todos los sectores que participamos. Esto sería una locura si lo pensamos con el resto de las fuerzas porque Argentina no tiene esa impronta para compartir un gobierno con distintas ideologías pero sí dentro de la misma fuerza. Me parece que implica reconocer el trabajo territorial, el trabajo de diseño de muchos compañeros que quieren incorporarse y eso nos hará tener un gobierno mucho más activo con varios espacios que querrán seguir luciendose y seguir creciendo.

Los videos de la entrevista: