loader
Foto

Distintos gremios se expresaron por los casos de tuberculosis

Analizaron la actualidad de las escuelas a causa de lo que generó esta situación y exigieron al municipio medidas al respecto.

Representantes de diferentes gremios locales convocaron a una conferencia de prensa para expresar su preocupación por la situación que se vive en el distrito acerca de las dos personas que murieron luego de haber contraído tuberculosis y los posibles casos que esperan los resultados médicos para saber su situación.

Al respecto, Debora Procaccini, secretaria general de SUTEBA Quilmes, indicó que "estamos muy preocupados porque esto, como veníamos viendo, son brotes de las enfermedades de la pobreza. La tuberculosis venía estando controlada, teníamos casos normales en la Argentina, pero ahora ya en particular, con declaraciones que hizo el secretario de Salud del Municipio, hay 30 casos en Villa Itatí, mas el chico de Ezpeleta, mas la mamá de un chico de la escuela 43 del barrio La Florida, donde se está haciendo un control de diez chicos más por ausentismo y por síntomas que tendrían que ver con la tuberculosis. Estamos frente a un brote en el barrio porque son de distintos turnos que no estuvieron en contacto con la mujer fallecida".

En este sentido, la representante de SUTEBA agregó que "lo peor es la confirmación de lo que venimos denunciando como frente único de estatales de la necesidad del aumento de cupos de comedor por el crecimiento por hambre en los barrios. Hace años que reclamamos a los responsables del Servicio de Alimentación Escolar (SAE) en Consejo Escolar y a los responsables que necesitamos que alrededor de 15mil chicos más puedan comer que hoy no lo hacen. Estas enfermedades se recrudecen por el hambre que pasan los pibes en los barrios".

En apoyo a estas palabras y presente en la reunión, Walter Quintana, secretario adjunto de Udeq FEB, recalcó que "lo extremo de esto es que no podes llegar a la muerte la tuberculosis. Parece que hablamos del año 1900, volvimos mucho más atrás, eso es lo que no se entiende. Nos dicen exagerados, pero si la tuberculosis llegó a la muerte estamos ante algo más grave. Un caso en Ezpeleta, otro foco en La Florida y Quilmes está lleno de barrios pobres, de villas. Hay muchos casos en Villa Itatí confirmados por el secretario de salud".

Estas declaraciones del secretario de Salud de Quilmes, Miguel Maiztegui, tuvieron respuesta por parte de estos gremios. Jorge Ramírez, secretario gremial de ATE Quilmes, aseguró que "La mayoría de nuestros compañeros son auxiliares y sabemos lo que nos cuesta entre los directivos y la sociedad hacer todo lo necesario para poder hacer una desinfección de tanques o del establecimiento cuando comienzan las clases. No se hizo como corresponde. Se viene pidiendo a los responsables de esto. Ahora vemos que la política de este gobierno fue de ver como controlaba, pero no prevenía. Se lo decíamos desde hace dos o tres años desde el frente gremial que era necesario prevenir porque por algún lado siempre terminan saltando estas cantidades de casos".

Ramírez agrega, además, que "hay problemas con los arroyos y conocemos distintas enfermedades y hoy vemos que se preocupan por querer mostrar una salita pintada pero sin médicos, sin vacunas. Es fundamental poner en funcionamiento estas unidades sanitarias. El Hospital de Solano reclama hace tiempo la falta de insumos. El Hospital de Quilmes reclama que no se privatice"

Acerca de las medidas que toma el municipio, el representante de Udeq FEB fue muy crítico. "Mandan a las escuelas un bidón de lavandina y uno de detergente por mes. Con eso no alcanza para limpiar los establecimientos como corresponde. Está en el aire la tuberculosis, pero si no tenemos una prevención desde la limpieza y los chicos no están bien alimentados, la sociedad en general, corremos un riesgo mayor", sostuvo Ramírez.

En esa línea, Procaccini informó las falencias que tienen las escuelas en donde, según su posición, afirmó que "Las cuestiones higiénicas son de los principales faltantes en las escuelas. Además necesitamos rapidamente que las escuelas que el año pasado, luego del asesinato de Sandra y Ruben, tenían pérdidas de gas y por las denuncias se cortó el gas, aún no se revisó la cañería y el gas sigue cortado. Desde ese momento, los chicos siguen con viandas espantosas, que no proveen el mínimo de nutrición de las caracteristicas de los pibes de los barrios. Estamos en la puerta de un invierno crudo y a eso sumemosle aulas frías por falta de estufas. De eso se tiene que ocupar el intendente Martiniano Molina"

Al finalizar, la dirigente de SUTEBA Quilmes exigió que "en primer medida un operativo sanitario en el barrio, proveer a la salita que está pegada a la escuela particular en este caso, pero en general pedimos que las salitas se llenen de médicos, medicamentos y vacunas porque es lo que necesitamos para impedir la movilización de la gente de los barrios hacia los hospitales de los centros. Si esas salitas estuvieran en condiciones cuando fueron pensadas, estaríamos muchisimos mas aliviados y la gente en los barrios atendería sus necesidades primarias en el lugar y si es necesario ser derivados por cuestiones complejas". 

Desde el sector de ATE se acompañaron esas palabras. Jorge Ramírez agregó que "Por eso decíamos que están terminando su mandato y recién ahora están viendo cuando van a funcionar, cuando venimos hace muchos años diciendo la situación que no solo este gobierno sino hay un arrastre de esta problemática en el distrito de la cual se hacen cargo a medias porque el dinero va a la campaña política. Siempre los castigados son los más débiles. Hoy no queremos solo solucionar este problema puntual, queremos solucionar todos aquellos que vienen de arrastre. Es necesario que se pongan en contacto con la realidad".