loader
Foto

Quilmes: repartidores buscan la conformación de un sindicato

En la jornada del martes 29 de junio, trabajadores de reparto de las distintas aplicaciones se concentraron a las 18.30hs en la peatonal Rivadavia frente al Mc Donalds para comenzar con el proceso de afiliación. 

Con el acompañamiento de militantes del Nuevo MAS, la campaña de afiliación en busca de un sindicato para trabajadores de reparto por aplicaciones está en marcha. Luego de una presentación formal en junio ante el Ministerio de Trabajo con alrededor de mil firmas, se busca consolidar la creación del Sindicato de Trabajadores de Reparto por Aplicaciones (SiTraRepA). Todos los martes a las 18.30hs se reunirán en ese punto estratégico para continuar con la iniciativa.

Primer Plano Quilmes pudo conversar con Leandro Robles, integrante de Jóvenes Precarizados, quien señaló que "la cuestión del sindicato surge como una necesidad que tenemos los trabajadores y trabajadoras de reparto por aplicación que en el país somos cada vez más y, a partir de la pandemia, entramos a trabajar un montón de personas. Hay repartidores que es su primer trabajo y mucha gente que se quedó sin trabajo y encontró en el reparto por aplicación la única salida para seguir trabajando". Y agregó que "se nos empezó a considerar trabajadores esenciales pero con la contradicción enorme de que no se nos considera como trabajadores. Las aplicaciones de reparto, las principales como Pedidos Ya y Rappi, nos considera socios o colaboradores, una especie de eufemismo porque somos empleados de estas empresas".

Además, expresó que "eso lo que trae como consecuencia es una manera de estas patronales de ahorrarse millones y millones de pesos en derechos laborales. Nosotros para trabajar tenemos que hacer monotributo por lo que la jubilación la pagamos nosotros, la obra social la pagamos nosotros. No tenemos días de descanso, no tenemos vacaciones. Y ya desde el comienzo de la pandemia, las aplicaciones no se encargaron de dar respuestas al problema sanitario, sobre todo porque los trabajadores de reparto es un grupo heterogeneo y de muchísima exposición. Estamos muchas horas en la calle, en contacto con muchas personas en las tiendas donde retiramos pedidos y luego los clientes. No tenemos garantizado un lugar donde podamos acceder a un baño, un jabón o un alcohol para sanitizarnos. Tenemos que proporcionarnoslo nosotros mismos".

Por otro lado, de lleno sobre la discusión que está centrada ahora en la consolidación del gremio, Robles indicó que "el debate sobre la sindicalización lo damos hace muchísimo tiempo, lo que es más una novedad es que hace unas semanas, el 2 de junio hicimos la presentación en el Ministerio de Trabajo para la conformación del SiTraRepa. Es una discusión que damos con compañeros y llevó mucho tiempo conseguir las afiliaciones necesarias para hacer la presentación en el ministerio. La tarea recién empieza, presentamos alrededor de mil afiliaciones, centralmente en Capital Federal pero la inscripción del sindicato es a nivel nacional". Y añadió que "presentamos la necesidad de poner en pie el sindicato en cada lugar que haya trabajos por aplicación por no tener lugares garantizados para usar un baño, resguardarse de la lluvia, cargar el celular o inflar la bicicleta".

En este sentido, sostuvo que "hay muchos repartidores que no tienen experiencia laboral de trabajo en blanco. Hay repartidores y repartidoras que no saben que es tenerlo. Hay muchos repartidores que encontraron acá su primer trabajo porque es de relativo fácil acceso. Después está el otro sector que con los despidos que hubo desde la pandemia vieron esto como única salida".

Sobre el final, el trabajador reflexionó: "es un trabajo que no te reconoce como trabajador, estas muchas horas por poca plata. Para nosotros este tipo de trabajos en algún punto es un último recurso porque las condiciones de trabajo son muy malas. No es algo que elige uno libremente porque disfrutamos estar arriba de una bici, en la mayoría de los casos se trata de que no se consiguió otra cosa. Tiene la característica de trabajo juvenil con condiciones muy malas y la particularidad de una relación de trabajo no reconocida por las patronales pero muy evidente".