loader
Foto

Carta abierta de los trabajadores del Hospital Iriarte a Mayra Mendoza

Luego de conocerse que la intervención quirúrgica se la realizaría en un sanatorio privado de Pilar, dieron a conocer estas palabras de manera pública.

La carta de los trabajadores:

Estimada intendenta, Mayra Mendoza:

Lamentamos profundamente que deba transitar una cirugía para extirpar un adenoma pleomorfo y deseamos su pronto recuperación. Según trascendió en los medios de comunicación, se realizará el procedimiento en el lujoso Hospital Autral y no en nuestro Hospital Iriarte de Quilmes; eso también nos apena. Sin embargo, lo entendemos. Seguramente, sus razones están explicadas en la primera carta abierta que le enviamos los trabajadores y trabajadoras autoconvocados y que nunca contestó. Ojalá los alrededor de 700 mil habitantes de la ciudad pudieran acceder a un sistema de salud de calidad, al igual que usted. Eso no sucede.

En nuestra ciudad, o lugares aledaños, el pueblo que llega al Hospital Iriarte, se encuentra con que de los cinco quirófanos solo funcionan tres, que durante tres meses no tuvimos tomógrafo, que todo el pabellón de internación (cirugía, pediatría y clínica) están en un edificio agrietado y peligroso, sin agua caliente, sin picaportes, con enchufes rotos, con cables colgando de los techos, con camas rotas y colchones en mal estado, y a veces sin luz, que los baños (en su mayoría) no funcionan o están clausurados, que hay faltantes de insumos y medicación, que el escaso personal técnico hace magia con la anticuada aparatología que poseemos, que las especialidades cada vez son menos, que el sistema de turnos está colapsado y que los equipos de salud están incompletos, falta personal y los recursos son escasos.

Estimada intendenta, además, el salario de todo el personal de salud está por debajo de la línea de la pobreza, a pesar de ser el motor y la mano de obra que sostiene el sistema de salud en la primera línea de batalla contra la pandemia. La miseria hace que un trabajador de la sanidad deba tener dos, tres o más trabajos, lo que acrecienta el agotamiento y significa una doble o triple exposición al virus. Por todas estas razones, los trabajadores autoconvocados del Hospital de Quilmes venimos luchando sin tregua para que los graves problemas que nos aquejan se resuelvan de una vez, y para solcitar un bono como el que acordó la CGT, de 100 mil pesos, y no los miserables 6500 pesos que prometió en abril el Presidente de la Nación, Alberto Fernández, y que aún ni siquiera ha pagado.

Estimada Mayra Mendoza, soñamos con un hospital con la calidad, confort y estética del hospital donde le harán el procedimiento quirúrgico, porque los trabajadores de salud del Iriarte y los alrededor de 700 mil habitantes de Quilmes lo merecemos.