loader
Foto

Video: los cantitos contra Martiniano Molina en el festejo de Mayra Mendoza y el oficialismo

El sorpresivo triunfo del Frente de Todos dejó un clima de algarabía y euforia en el oficialismo quilmeño, que celebró con todo en su búnker. La fiesta arrancó a las 22 horas y se potenció cuando llegó la Intendenta Mayra Mendoza pasadas las 23. Hubo cánticos contra el ex Intendente y candidato a diputado por Juntos, Martiniano Molina.

La jornada del domingo terminó, como había arrancado, con un clima electoral muy caliente. Temprano en la mañana, desde Juntos habían denunciado la utilización de micros municipales para trasladar a votantes con fines electorales por parte del Frente de Todos en el barrio La Paz; luego tanto Mayra Mendoza tras emitir su voto en Ezpeleta como Martiniano Molina en una conferencia realizada al mediodía cargaron contra el otro espacio con contundencia, incluso con dichos que violaban la veda electoral.

Mayra, en uno de sus dichos durante el desayuno con periodistas en la mañana, había remarcado que la oposición local era una "máquina de impedir" y que "si presentaran propuestas que sean para mejor, bienvenidas sean". Buscando así, mostrar un perfil más dialoguista a su radicalización discursiva permanente. 

Sin embargo, como se esperaba, no duró mucho. El clima de La Cámpora y del oficialismo tras conocerse el resultado electoral, la gran recuperación y el triunfo, fue el contrario: radicalización pura. Y así se expresó en cánticos de la militancia contra Martiniano que la Intendenta obviamente avaló: "un minuto de silencio...." y "te querés matar, Martiniano" se escucharon en repetidas ocasiones e incluso en algunos con participación de la jefa comunal.

La polarización no sólo marcó a Quilmes en las elecciones del domingo sino también la definición de que será difícil que haya acuerdos y consensos entre ambos espacios para los próximos dos años. Una profundizada división de cara a un Concejo Deliberante con paridad de fuerzas y en el que tanto oficialismo como oposición van a necesitar acordar para la aprobación de proyectos.