loader
Foto

Estremecedor relato de la barbarie: otra tortuosa muerte de un caballo en Quilmes

La ONG "Caballos de Quilmes" compartió la historia de otro caballo rescatado de un carro en las calles de la ciudad y al que, pese al esfuerzo, no pudieron salvar. "Las calles huelen a caballo muerto", expresaron indignados.

Aún perdura el trago amargo para Caballos de Quilmes. No todos son rescates exitosos. De hecho, la ONG local enfrenta con frecuencia situaciones como las que describió en las últimas horas con "Quinoto", un caballo negro que, extenuado, se desplomó en las calles 144 y Los Andes, en Bernal Oeste. 

Eran las 17 horas del viernes 3 de diciembre cuando al grupo proteccionista local los llamó la Policía. "Era un caballo negro, esbelto al que tan solo de mirarlo veiamos que el carro había pasado en su vida: unas lineas blancas circundaban su abdomen, producto de lo que alguna vez fueron las cinchas encarnadas en su piel. Su ojo izquierdo no estaba. Sus pestañas se entrelazaban en los nervios expuestos que habían dejado vaya uno a saber cuantos golpes en su cara ¡Porque hay que tener saña para romper un ojo asi! Y no era producto del choque. Y ahi estaba tirado en el asfalto. El chico que lo tenía, venía utilizandolo cual moto en un barrio de Quilmes hasta impactar contra una camioneta", revelaron.

Leé también: Mayra se enojó con una proteccionista en las redes y descalificó a la ONG "Caballos de Quilmes"

Desde la ONG contaron que los sujetos que iban en el carro tirado por el equino querían forzarlo a pararse para llevárselo. "Vinieron desde cada esquina a tratar de pararlo. No importaba si estaba fracturado ¡Habia que pararlo! Forzarlo, arrastrarlo... quizás en unos días servía para usarlo de nuevo. ¡No había que perder oportunidad alguna! Quisieron hasta que venga un carrero para cargarlo en el carro y asi llevarselo a lo que viven todos. Afortunadamente, no podía levantarse. Ante todos los esfuerzos y después de entender la situación decidieron dejar que sea asistido", explicaron.

Leé también: Caballos de Quilmes le respondió a Mayra Mendoza

Caballos de Quilmes se llevó al animal y detalló que "fue evaluado por varios especialistas, realizamos placas, ecografías y comenzamos una terapia agresiva para revertir el cuadro. Ni siquiera lograba sentarse. Pero el tiempo pasaba, ya a más de 48hs de terapia intensiva, no solo no hubo respuesta sino que hora tras hora empeoraba. Durante la necropsia corroboramos que no había fractura de vertebras, tal cual vimos en las placas, pero si una fractura de escápula. Coincidente con los inmensos hematomas a nivel superficial y profundo de esta región y en la cara interna de la parrilla costal a nivel toraxico, al cortar la columna en dos partes y extraer la médula espinal, evidenciamos un incremento en más del doble de su tamaño y lesiones hemorragicas en la médula. Quinoto no iba a pararse nunca más con el cuadro que tenía".

Para cerrar, manifestaron: "Mientras tanto, otra yegua atropellada ingresaba al campo. Del mismo municipio del terror: Quilmes. Esto no es 'trabajo'. No es 'pobreza'. Esto es ni más ni menos que el resultado de la falta de voluntad política para terminar con un flagelo que tiene solución. En el sigo XXI, existen otros medios de transporte. Piensen: toda persona puede diferenciar lo que esta bien de lo que esta mal. Lo que causa dolor, de lo que no. Perpetuar a los caballos en los carros es MALDAD. No busquen más justificativos. Repitamos todos, con la frente en alto, con un grito claro: LOS CABALLOS EN LOS CARROS NO PUEDEN EXISTIR MÁS (Pssss Municipalidad de Quilmes telefono para ustedes, las calles huelen a caballo muerto)".