loader
Foto

No pudo ser: los penales le negaron el ascenso a Quilmes

Al Cervecero se le negó la oportunidad de volver a la elite del fútbol argentino. Gran temporada de los dirigidos por Facundo Sava.

Lamentablemente el fútbol hoy le dijo que no a Quilmes El Cervecero cayó por penales 5-4 ante Barracas Central luego de empatar en los 90 minutos sin goles en la cancha de Racing. La multitud que acompañó al equipo dejó todo en la tribuna pero no alcanzó esta vez. De esta manera, quedó trunca la posibilidad de conseguir el segundo ascenso a Primera División.

El partido comenzó parejo y hubo una jugada que generó polémica en el área de Quilmes cuando Saracho embistió por la espalda a Albertengo en lo que Darío Herrera podría haber cobrado la pena máxima. Luego de eso, el Decano pudo acomodarse en el partido y tuvo una clara. Camilo Machado la empujó tras un centro desde la izquierda pero el gol fue anulado correctamente por offside. A los pocos minutos, Pavone cabeceó al palo y se perdió el primero en lo que fue la situación más clara del primer tiempo.

En la segunda mitad, el partido se volvió aburrido y lleno de nervios. Ninguno de los dos equipos quiso arriesgar demasiado y empezó a enamorarse del empate para ir a los penales. Los primeros 15 minutos fueron del Cervecero donde empujó bastante pero sin mucho éxito.

La definición llegó nomás a la tanda de penales en donde Anselmo, Ortega, García Basso y Moreno convirtieron los primeros cuatro para Quilmes. El quinto y definitivo fue para Rafael Barrios quien lo tiró desviado y así Barracas Central se coronó al haber acertado 5 de 5. Una verdadera pena para un equipo que fue de menor a mayor a lo largo de un torneo extenso de Primera Nacional y que lo volvió protagonista los últimos meses. Será momento de repensar una nueva campaña pero con la satisfacción de haberle vuelto la ilusión a toda una ciudad que hoy copó el Cilindro de Avellaneda y ganó ampliamente el partido en las tribunas.


A 20 años de la última final perdida por el ascenso

Uno de los recuerdos más dolorosos en los últimos años para el Cervecero fue aquel que tuvo en la temporada 2000/2001, que se suma al de la campaña anterior 1999/2000. En esos dos años cayó ante Huracán, Los Andes y Banfield en definiciones mano a mano por el ascenso y también en duelos con Belgrano, dos años seguidos, cuando disputó la promoción.

Luego de eso, Quilmes se acostumbró a ganar finales cada vez que llegó a definiciones en la B Nacional. Los casos más recordados fueron los del 2003 con Gustavo Alfaro, en el 2010 (aunque descendió al año siguiente) y la campaña que construyeron Caruso Lombardi y De Felippe en 2012, torneo que finalizó segundo detrás del histórico título de River.