loader
Foto

El Barba Gutiérrez perdió la conducción de la UOM Quilmes después de 38 años

El ex intendente cayó ante Adrián Pérez en las elecciones de la Unión Obrera Metalúrgica de Quilmes, Florencio Varela y Berazategui y dejó de ser el secretario general después de casi cuatro décadas de mandato.

Francisco "Barba" Gutiérrez perdió la conducción de la Unión Obrera Metalúrgica  (UOM) de Quilmes. En las elecciones intenas obtuvo 221 votos menos que el kirchnerista Adrián Pérez, candidato de la Lista Verde y con apoyo de la intendenta Mayra Mendoza.

Esta madrugada se conoció el recuento final de los comicios en los que participaron 2600 afiliados de los 5300 que tiene en total la seccional, que agrupa también a los distritos límitrofes Florencio Varela y Berazategui.

En el mundo sindical consideraron un batacazo este resultado eleccionario, ya que más allá de las casi cuatro décadas que el ex intendente de Quilmes llevaba al frente del gremio en la región, tenía mucho "peso" en la conducción nacional. 

Está derrota del Barba Gutiérrez en la UOM coincide con los posicionamientos políticos que lo fueron debilitando. En 2017 se alejó de Cristina Kirchner para encolumnarse con Florencio Randazzo y su lista no superó las PASO. Desde allí fue contando cada vez con menos apoyo político y especialmente sindical. Con menos control en los cuerpos de delegados, le quedaron adaptos en las cooperativas metalúrgicas pero ese escenario le permitió crecer a su rival, Pérez, que consolidó su triunfo y será el nuevo Secretario General.

El nuevo secretario general de la UOM Quilmes hizo una promesa tras el triunfo electoral

Adrián Pérez, que había asegurado que había un “desgaste” en el liderazgo de Gutiérrez; le había reprochado que no cumpliera su palabra de jubilarse a los 65 años. "A los 65 años si querés seguir trabajando podes hacerlo pero en tu fábrica, volvé a tu fabrica, del gremio te tenes que retirar. El barba llego con eso y fueron los ejes que enamoraron a los compañeros delegados que nos enamoraron, yo creí en esas promesas de campaña".

Calificó su triunfo como un "hecho histórico" y dijo que "luego de 38 años sin elecciones en Quilmes pudimos decirle basta a los atropellos y a la monarquía del oficialismo". 

Finalmente, le puso límite a su futura conducción. "Yo no critico a los demás compañeros, sólo digo lo que vamos a hacer nosotros: lo primero que voy a firmar es mi limitación a la reelección indefinida. Sólo dos mandatos. La conducción debe oxigenarse desde su cabeza".