loader
Foto

Aberrante: falleció una yegua a la que carreros le curaban las heridas con cal viva

Triste noticia informada por la ONG Caballos de Quilmes este jueves. Una nueva víctima de la tracción a sangre.

Comunicado de la ONG Caballos de Quilmes: 

El hambre llevó a esta potranca a escaparse. Quería llenar su estómago con un puñado de pastos que crecían en una vereda llena de basura. 

En sus manos y por entre una camisa de cartonero que le habían puesto, brotaba pus desde el interior. 

Algo espantoso se escondía tras esa ropa. 

Cubierta de moscas y con un olor putrefacto que era inaguantable, ahí estaba ella: una bebé de apenas 2 años totalmente desnutrida con una herida que la estaban "curando" de forma casera con "cal viva". 

La cal viva lejos de curar, solo quema ¿Se imaginan el dolor? ¿Se imaginan que día a día te coloquen más y más sobre una herida que duele y supura? ¿Se imaginan estar tirados en una casa donde nadie los ve, donde no se puede pedir ayuda? 

Puertas adentro, en las casas de los carreros, pasan cosas que pocos podríamos imaginarnos. 

La herida se la había hecho por no poder ponerse en pie. El arrastrarse y pasar los días sobre el suelo la fue dejando cada vez más abierta.

Durante 10 días #Mandarina luchó para salir adelante pero su cuerpo, su desnutrición y la infección de días que traía se la terminó llevando. Terminó cayendo para ya no poder levantarse más.

Mucha gente toma estas situaciones como normales, como parte del paisaje del conurbano y no debe ser así.

Los gobiernos pasan y la falta de voluntad política para terminar con los caballos en los carros persiste. Mientras, las calles se llenan de caballos muertos.

Agradecemos a Caballos Libres del Sur por haber derivado el caso a nuestro Hospital, resguardando su salud. A Pamela Dreher por estar siempre presente.